Sesión en exteriores con flash a plena luz del día

Fotografía de empresa por Vicente Alfonso

Ahora que dispongo del flash de batería Godox AD400 pro, tengo más ganas que nunca de volver a aquella fotografía, a la que me aficioné hace más de 10 años.

Los equipo de entonces eran poco potentes y muy básicos. Si querías usar un flash de estudio, debías cargar con un generador o una batería, lo cual multiplicaba muchísimo el peso y también limitaba su movilidad por la necesidad de conectar los cables. Trabajar solo en esas condiciones era complicado, y casi obligatorio un ayudante, aparte de influir en la selección de las localizaciones.

Con el modelo Godox AD400 pro, lo tengo todo en uno. Dispone de su propia batería con la que he llegado a hacer en la sesión actual algo más de 300 fotos. La mayoría casi a máxima potencia, sobre 1/2 +0,7 y 1/2 +0,3. Es una auténtica gozada tal cantidad de autonomía en tan pequeño tamaño. Y ojo al dato, porque el flash trabaja desde 1/1, 1/2… hasta 1/256 tanto en pasos de 0,3 como en pasos de 0,1.

Para las fotos usé el octabox S85 de 85 cm de diámetro, con reflector interno dorado y para terminar con el grid que también se puede acoplar, para tener una luz mucho más concentrada.

Ahora vayamos a una de las partes más interesantes, los ajustes que usé y los motivos.

La idea era hacer fotografía a contra de la luz solar, en plena tarde y usar un flash como luz principal. Una situación realmente complicada y donde no cualquier flash puede trabajar.

Para complicar aún más la situación, tomé la decisión de trabajar a máxima apertura o cercano a la máxima. Entre f1,8 y 2,5 ¿por qué digo complicar? porque para trabajar a dicha apertura, y conseguir un fondo correctamente expuesto se necesita un flash y un disparador que puedan trabajar a altas velocidades de sincronización, siendo de 1/4000 en la mayoría de las fotografías y con un ISO 100.

Diferencia entre usar o no el flash manteniendo la luz ambiente.

Esto suele tener el problema de sobrecalentamiento. En la calle a más de 30 grados y con una potencia cercana al máximo. Aunque solo tuve que parar en una ocasión para dejarlo reposar unos minutos, que nos vino bien para descansar y beber un poco de agua.

Por otro lado, cuando se dispara a máxima potencia o cercana, el reciclado es más lento y no permite mucha continuidad a la hora de buscar una fotografía menos pausada. En ese caso intentaría disparar a 1/16 de potencia, donde el flash me permite incluso ráfaga.

Importante decir, que para trabajar con flash en exteriores tenéis que conocer una regla fundamental, y es que la velocidad de obturación no afecta a la luz del flash, solo la apertura y el ISO. De esta manera tenemos un factor muy importante para separar el ajuste de la luz ambiente y de la luz del flash.

Toda la sesión se realizó con un único flash como principal.

La colocación del flash en la mayoría de los casos se realizó a 45º del modelo ligeramente picado por encima. Funciona siempre muy bien, dando un buen contraste de luces y sombras, así como relieve. Al haber tanta luz en el ambiente, no se nota reflejo en el suelo que a veces suele restar en la estética de la imagen.

Una vez fue anocheciendo, decidí el uso del grid para evitar una iluminación excesiva en el terreno.

El resto del equipo usado fue la Canon RP más el Canon RF 35 1.8

Si tengo que poner un “pero” a las cámaras sin espejo, es que trabajar con flash y velocidades tan altas de obturación, crea bastantes problemas de exposición en pantalla y en el visor electrónico, por lo que me resulta bastante más complicado trabajar que con un visor óptico.

Imagen directa de la cámara e imagen con edición. En este caso se uso Octabox con grid para concentrar la luz en el modelo y no desperdigarla.

También el enfoque al ojo y a la cara falla mucho con el uso de gafas y el sol de contra, así que hay que tirar de punto libre. Esto tiene el inconveniente de dificultar el enfoque, ya que la profundidad de campo es muy limitada y con una visión poco clara en pantalla… casi te tienes que fiar más de la intuición.

Aunque el coche formaba parte de la sesión, no cargamos con el equipo necesario para iluminarlo, ya que era un reportaje casual de pruebas. Para ello, lo suyo es disponer de uno o dos flashes más con unas ventanas de gran tamaño y crear también el mismo efecto de luz sobre el vehículo que en el modelo. Un AD400 pro extra con una ventana de 120 cm podría haber realizado dicha tarea.

Por lo que la iluminación del VW se realizó en postproducción, así como también la eliminación de la matrícula, la cual en este caso era algo más complicado por el tipo de parrilla frontal.

Lo importante en el día de hoy era realizar pruebas, buscar los límites para los próximos trabajos y sobre todo, pasar una tarde divertida.

Durante la sesión me grabaron varios minutos con el móvil y he podido rescatar malamente algunos clips, con los que he montado un video muy sencillo del reportaje.

Espero que os guste el resultado final fotográficamente hablando. Cualquier consulta no dudéis hacerla en comentarios, pues estaré encantado en resolverla.

-Si os ha molado el flash, aquí podéis encontrar el mismo equipo que usé en un pack foto321.com

Written by Vicente Alfonso