¿Dos cámaras o intercambio de lentes?

001

Hace ya un tiempo que para trabajos de boda me quité de zooms y empecé a usar sólo focales fijas, con todas sus ventajas y con su único inconveniente, el intercambio continuo según la situación.

Los que estamos a diario haciendo fotos y tiramos más de 100.000 fotos al año, de una u otra manera terminamos cambiando las lentes de manera muy rápida, no creo que tarde más de 10-15 segundos en sacar el objetivo de la mochila, quitar el otro, cambiarlo y meterlo en la mochila. Pero claro, puede que haya un momento importante en el que incluso 10 segundos sea mucho tiempo de espera y haya posibilidad de perderlo. Aunque para eso está también la intuición, pues nos puede pasar también con el uso de zooms.

Hace ya un tiempo estoy viendo que muchos fotógrafos se lanzan al uso de dos cámaras réflex a la vez, con un sistema de sujeción de hombro para tener colgada una a cada lado, una con un gran angular y otra con una focal un poquito más cerrada. Es una forma bastante interesante de tener acceso al momento ambos objetivos fijos sin perder tiempo en cambiarlos, aunque también le veo algunos inconvenientes. El primero es el peso e incomodidad de tener dos cámaras colgando, lo veo algo aparatoso, aunque ya hay sujeciones bastante cómodas para ello (todo sería acostumbrarse). El segundo punto es que por muy cómodo que sea tener el objetivo a nuestra disposición en todo momento, la cámara puede que no tuviera la configuración del momento y tengamos que perder otros segundos en dejarla a punto. Por lo tanto, ya no sería un sistema instantáneo. Y el tercero, el gasto, pues dos cuerpos FF se nos puede ir fácilmente a los 6000 euros.

¿Por qué el uso de focales fijas? El punto más evidente es por sus aperturas, generalmente de 1.8, 1.4 ó 1.2 las que usamos habitualmente. Muy importantes como digo en trabajos de boda, donde nos encontramos en muchas situaciones con ambientes de poca iluminación y es una forma de poder evitar el uso del flash.

Pero no os creais que queremos una apertura 1.8 para tirar a ISO 100 y punto, y que lo buscamos sólo por el desenfoque, ni mucho menos. En muchas de esas situaciones estamos tirando a 1/100 1.8-1.4 e ISO 1600-3200, así que os podéis hacer una idea de lo compleja de la situación. Y ahora con esa luz, ponte a enfocar bien sin ningún tipo de ayuda y además le sumamos una profundidad de campo reducida y ya de paso, le sumamos el factor de que trabajo sin posados en el 90% de mis fotos, por lo que todo son fotos que o se pillan o no se pillan.

Esto es como todo, cuando se ve la foto ya terminada todo parece muy fácil, pero hay muchísimo trabajo detrás, muchísimas experiencia y sobre todo algo fundamental, conocer y saber el equipo que tienes que usar.

En el reportaje también nos aprovechamos de esas reducidas profundidades de campo para poder trabajar en entornos muy complejos, pues no siempre los coches, cables, casas están a nuestro favor y es una forma de aislar.

Hay muchísimas más ventajas del uso de focales fijas y el uso de no más de 2-3 objetivos. Tenemos una continuidad visual de la escena, con planos muy similares entre sí y no fotos con tantos ángulos de visión diferentes que hacen compleja su lectura.

¿Usar dos cámaras o intercambio de lentes? Yo por ahora lo tengo claro, prefiero intercambiar lentes. Si la situación es compleja, meto un poco de angular, pues si el plano que necesito es cerrado me acerco, y si es amplio, me alejo un poco, que para eso tengo piernas. Si usas una focal cerrada, un plano amplio puede ser algo complicado, pues los espacios no son siempre excesivamente abiertos.

Por supuesto que el primer día que realices un trabajo con focales fijas te puedas sentir perdido, pero con la práctica todo se aprende.

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Bodas y tormentas

Una de las cosas más temidas de los fotógrafos de bodas, es que le de por llover en una boda. Sobre todo, porque puede influir negativamente en la tranquilidad de la boda, las parejas e invitados. Puede convertirse todo en un caos y claro, fotográficamente hablando, puede que no funcione todo como se espera.

Pero está claro, que una cosa es lo que se piensa que puede ocurrir y otra totalmente diferente, lo que sucede realmente. En las bodas que he tenido con lluvia, todo ha transcurrido con la misma ilusión, alegría y con la misma pasión que en un día fantásticamente soleado. Aunque pueda parecer raro, no ha influido en ningún aspecto en el desarrollo de la boda, salvo en la necesidad de cambiar alguna zona preparada para exteriores. Al final siempre se consigue dar la vuelta a la tortilla y hacer que todo salga a las mil maravillas.

Quizás antes de que llegue ese día, podremos tener mil dudas y miedo a la hora de realizar el reportaje, pero la verdad, tomadlo como un nuevo reto personal, al final a la lluvia y a un día de tormenta, se le puede sacar partido.

Y si, esos días temidos finalmente llegaron y sólo puedo decir que los disfruté incluso más que los días que salen perfectos. Ese reto personal, esas ganas de sacar algo diferente, hace que nos esforcemos más creativamente y consigamos ese punto nuevo que necesitábamos en nuestro trabajo.

No tengáis miedo a lo desconocido, pues nos ayudará a salir de nuestra zona de confort y comodidad del que muchas veces nos cuesta salir.

Aquí unas fotos de reportajes que me ha tocado hacer bajo la lluvia, tormenta y tiempo inestable este año 2013.

001

Boda Alberto y Beatriz001-3

002

Boda Alberto y Beatriz001-4

Boda Alberto y Beatriz001-2

 

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Mis productos de limpieza de cámara y objetivos – video

Tags: , , , , , , , , ,

Fotos corruptas

Hoy os voy a trasladar a vosotros la pregunta ¿Qué ha podido ocurrir aquí?

Captura de pantalla 2013-09-16 a la(s) 22.46.17

Hace un par de semanas importé como es habitual, las fotografías (en RAW) desde la tarjeta a través del puerto FW800 al portátil. En esa importación, al revisar las fotos en Lightroom, comprobé que algunas fotos aún viéndose bien en la previsualización, una vez pinchaba en la imagen y la ampliaba, ésta se corrompía. Lo solucioné volviendo a copiar el archivo desde la tarjeta al portátil, al segundo o tercer intento.

No le di mayor importancia, pensé que ese archivo al grabarse en la tarjeta pudo haber tenido algún tipo de problema casual y marqué esa tarjeta para tener cuidado con ella en los futuros trabajos.

Pero ayer me ocurrió algo parecido, que denota otros signos. Resulta, que después de 1 semana trabajando con unas fotos ya importadas, sin ningún tipo de problema, me vuelve a ocurrir lo mismo, pero no con una foto que acababa de importar, sino una foto que ya había editado en Lightroom y que se veía perfectamente. De repente, sin venir a cuento, el archivo se vuelve corrupto y Lightroom deja de visualizarlo correctamente, ya sea en miniatura como entrando en la imagen.

Decido ir a la carpeta donde se encuentra dicho archivo, previsualizo directamente sin usar LR y la foto se ve correctamente. La abro con photoshop, y pasa de verse mal a verse bien y poder editarse correctamente.

Pasan muchas cosas por mi cabeza, la primera, que no fuera la tarjeta, sino que el disco duro contenga clusters dañados y cuando una foto o algún archivo cae en uno de ellos, empiezan los problemas. Y el segundo y menos probable, que empiece a haber algún problema con LR por causas que desconozco y que me cuesta encontrar.

El problema aún no le tengo detectado, pero en cuanto lo sepa, os lo haré saber como siempre en el blog.

Ahora pido vuestros ayuda ¿Qué pensáis que está pasando? ¿Os ha ocurrido alguna vez?

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , ,

Fondo blanco de estudio

Uno de los mayores problemas con los que nos encontramos en estudio, es conseguir un fondo liso blanco, quemado en muchos casos, ya sea por la distancia sujeto fondo, por la pequeña zona de trabajo… etc. En esos casos se hace complicado separar al sujeto del fondo y no estropear nuestra foto con una fuerte luz residual que se nos mete en la escena.

Para conseguir un fondo puramente blanco, es necesario uno o dos flashes que iluminen homogéneamente un fondo blanco (generalmente a 45º), con una potencia superior a la luz que usaremos para iluminar nuestro sujeto, y así conseguir un mayor contraste y separación. Para que la luz residual no sea un problema, se pueden usar tablones de porexpan o madera de al menos 1,5 metros de altura y 1 metro de ancho, con lo que tapar parte de esa luz que proviene del flash. También se pueden usar no para separar completamente esa luz, sino para dejar pasar sólo la que nos puede venir bien para nuestro trabajo.

Hay que tener en cuenta que el porexpan es blanco y puede rebotar bastante cantidad de luz, en ese caso se puede pintar una de sus caras con pintura negra o simplemente tapar con una tela oscura.

También otro de los problemas es el espacio, la mayoría no nos podemos permitir un fondo blanco de estudio de 5 metros de ancho o más, pero para eso tenemos muchas herramientas a nuestro favor. Si el fondo está completamente quemado, es muy sencillo con photoshop estirar los bordes y conseguir por lo tanto un falso fondo blanco, igual de válido que si fuera real.

Como siempre digo, recomiendo fondos de cartón a las telas, dado que se consigue con mayor facilidad un fondo completamente liso, pues las arrugas pueden producir sombras que estropeen esa homogeneidad que muchas veces buscamos. Puede que al final salgan algo caros, pues se ensucian con mucha facilidad y toca recortar cada dos por tres, pero merecen la pena.

Usando las herramientas adecuadas, iluminando de forma correcta, podremos conseguir casi cualquier tipo de fotografía en un pequeño cuarto. Por supuesto, cuanto mayor sea el cuarto, con mayor facilidad podremos realizar este tipo de fotografía, pues a veces las limitaciones si que pueden influir, o al menos si pueden tener una relación directa en el tiempo que gastemos en la edición posterior.

Héctor_

Tags: , , , , , , , , , ,

Protocolo de vestuario para un fotógrafo

En fotografía hablamos prácticamente todos los temas referidos al equipo, la técnica, consejos para conseguir unos u otros resultado, pero nunca he leído nada acerca del vestuario.

Si, somos fotógrafos, lo principal es que vayamos cómodos, pues generalmente pasamos muchas horas en todo tipo de posiciones, caminando por todo tipo de lugares, subiendo muros, tirados en el suelo, en cuclillas… etc, pero tampoco es excusa para no vestir adecuadamente.

Ante todo estamos trabajando junto con más personas, un cliente que nos han contratado y el aspecto y presencia también es importante. Por ejemplo, no creo que a nadie se le ocurra realizar un trabajo fotográfico en chandal.

En las bodas el tema es más complicado, hay gente que decide ir en ropa de sport, vaqueros, deportivas y un polo. Yo soy de los que me gusta ir en pantalones de vestir, camisa, corbata, cinturón y zapatos a juego, pero no me gusta usar americana. Quizás no sea lo más cómodo para trabajar, sobre todo cuando te pasas más de 8 horas haciendo fotos, y esos zapatos te van destrozando los pies poco a poco, pero ese vestuario ayuda a formar parte de la boda, ser uno más y no llamar tanto la atención.

Del mismo modo cuando tuve la ocasión de ser uno de los fotógrafo oficiales en el congreso de Mérida para la princesa Doña Leticia, me vi en la obligación de vestir del mismo modo que para una boda, ya que el protocolo aunque no lo exigía, el sentido común si lo hacía.

Añado el vestuario para chicas (gracias a Emi por avisar):

He visto y hablado sobre el tema, y es muy cómodo y queda muy bien trabajar con falda lisa por las rodillas, con manoletinas y una chaquetita o camisa de manga corta. Es un traje bastante discreto y a la vez elegante. Generalmente de color negro.

Imagino que para todo tipo de reportajes hay un tipo de ropa, al igual que para realizar fotografía en un safari, para trabajar en concierto, para una revista… etc, hay que buscar un término medio entre una presencia elegante y comodidad.

Yo al final siempre opto por ir elegante y en segundo término la comodidad, aunque sin olvidarla. Por supuesto, para la fotografía del día a día, uso mi ropa habitual, aunque siempre con vaqueros y unos zapatos o deportivas adecuadas.

Y vosotros ¿Pensáis en el vestuario cuando os toca trabajar?

Tags: , , , , , , , , , , , ,

Dirección en estudio

Considero que trabajar al aire libre da una mayor libertad, evidentemente tenemos un mayor número de objetos con los que jugar, diferentes fondos… etc, pero también da una mayor libertad para dirigir y posicionar a la persona que tenemos que fotografiar.

Pero en estudio estamos limitados, generalmente no tenemos más que un fondo de unos 2,5 metros de ancho y la altura máxima que nos proporcione el techo, que no suele ser mayor a 3 metros. El color suele ser homogéneo, blanco en la mayoría de los casos y justo ahí, entre esos pocos metros cuadrados, tenemos que fotografiar a cualquier tipo de persona.

Lo principal es no aterrorizarse cuando nos encontramos por primera vez en esa situación, una buena manera para ello es haber realizado esquemas mentales de lo que vamos a hacer. También viene muy bien coger un folio en blanco y realizar esquemas de luces y poses que consideremos adecuados. Quizás cuando llegue la sesión no necesitemos revisar esa hoja, pues nos salgan las ideas inmediatamente casi sin pensar, pero para esos momentos que nos podemos quedar en blanco, un vistazo rápido a ese folio nos podrá ser de gran ayuda.

Es importante no dejar de hablar y dar instrucciones, más de 1 minuto en blanco, sin hablar puede producir una situación incómoda, no sólo para nosotros sino para la personas que retratamos, pues en la mayoría de las ocasiones, necesitará estar recibiendo direcciones constantemente.

Ya sé que esto último es muy complicado, estar durante 1 hora entera hablando y dando instrucciones puede hacernos sudar más que una carrera, pero no siempre hay que estar dando instrucciones. Con esto me refiero, a que es muy importante, quizás incluso más que dar las indicaciones adecuadas, el estar animando y dando el visto bueno a cada acción que hace nuestro modelo. Es importante utilizar expresiones como “perfecto”, “muy bien”, “eso es”, “genial”… son expresiones cortas, que podemos estar usando continuamente y realmente aumentan el dinamismo y flujo de la sesión, dando además una mayor confianza a todos los que están trabajando.

Si sientes que te has quedado sin ideas, si hay un momento de bloqueo, para la sesión, pide un tiempo muerto, viene bien para descansar, asentar ideas y volver a empezar con más ganas y la misma energía que al principio. Aunque pueda parecer una tontería, estar realizando fotos constantemente y dirigiendo la sesión durante mucho tiempo seguido, puede ser agotador, y no sólo para el fotógrafo. Por lo tanto, es importante hacer pausas cada poco tiempo, para que todos se puedan refrescar, tanto mentalmente como físicamente.

Ten preparado algún objeto para el estudio, un taburete o algún tipo de accesorio de apoyo, esto nos proporcionará una gran cantidad de poses diferentes y algo con lo que la persona a retratar pueda sentirse más relajado, pues ya sabrá que hacer con su cuerpo. Una persona que nunca ha posado para una cámara, sin ningún objeto con el que acomodarse, puede producir un estado de inseguridad, pues no sabrá que hacer con su cuerpo, estará en todo momento esperando nuestras instrucciones. Sin embargo, con un taburete o un objeto conocido, tendremos el perfecto punto de apoyo para empezar.

Por lo tanto, recuerda los tres puntos fundamentales para no atragantarte en tu primera sesión de estudio:

1. Tener las ideas claras y saber lo que vamos a hacer. Llevar un esquema sobre la colocación de las luces y las poses que vamos a querer.

2. Dar instrucciones, animar, y parar cada poco tiempo para refrescar la mente.

3. Usar un objeto cotidiano para que nuestro modelo se encuentre más a gusto al principio.

¡Mucha suerte!

Tags: , , , , , , , , , , , , , , ,