La cuarentena con una hija de 6 años

Desde el fatídico día del 14 de Marzo de 2020 que tuvimos que encerrarnos en casa, la vida pasaba con ciertos altibajos. La incertidumbre puede volver a la cabeza más asentada, en un cesto de bingo.

Recuerdo como me quedé sin ganas de nada, apagado durante días sin saber que hacer. El equipo fotográfico se quedó encerrado en un armario cogiendo polvo hasta que un día desperté.

Era ya 29 de Marzo de 2020, habían pasado 2 semanas y decidí hacer el esfuerzo de desempolvar mi cámara. Decidí volver a fotografiar a mi musa, a mi pequeña, a esa personita que prácticamente fotografío a diario, para contar su vida, para recordarla desde el comienzo de todo, desde su nacimiento. Y sobre todo, para que ella se recuerde.

La recuperación fue lenta, pero desde entonces me esforcé más y más en coger la cámara, pues era la única forma de centrarme y no perder el Norte.

Empecé a hacer fotografías a Emma por toda la casa, hasta que pudimos salir por fin a la calle casi después de un mes de encierro. A partir de entonces fotografié todos sus paseos, todos los nuevos momentos que nos brindaba la vida en una situación tan caótica. Volví a ser yo y ella volvió a ser una niña llena de energía.

A continuación os muestro una selección de fotos desde el primer día de encierro hasta “la nueva normalidad”. Un recuerdo que va desde los días más duros hasta que finalmente la sonrisa y una sensación de felicidad volvió a apoderarse de nuestras vidas.

19 de marzo de 2020
4 de abril de 2020
12 de abril de 2020
26 de abril de 2020. Primer día de calle.
28 de abril de 2020
30 de abril de 2020
1 de mayo de 2020
5 de mayo de 2020
7 de mayo de 2020
8 de mayo de 2020
9 de mayo de 2020
10 de mayo de 2020
13 de mayo de 2020
15 de mayo de 2020
22 de mayo de 2020
27 de mayo de 2020
31 de mayo de 2020
1 de junio de 2020
3 de junio de 2020
6 de junio de 2020
13 de junio de 2020
16 de julio de 2020
18 de julio de 2020
19 de julio de 2020
29 de julio de 2020

A partir de julio, empecé de nuevo a trabajar, volvieron los embarazos, las familias, las comuniones, incluso las bodas y pude retomar poco a poco una vieja rutina casi ya olvidada.

De nuevo, mi hija y yo volvimos a patinar juntos, a montar en bici y a disfrutar de nuestros paseos. La vida ha vuelto casi a sus inicios, aunque con sus particularidades.

Por ti y por siempre mi pequeña, para que recuerdes una vida de felicidad junto a papá y mamá.

Durante la sesión de fotos en el campo el 27 de mayo de 2020
Written by Vicente Alfonso