Probamos los flashes Godox AD 300 PRO y 200 PRO

Vicente Alfonso trabajando con flashes Godox

Antes de nada, estad pendientes a las próximas publicaciones, porque estoy preparando un nuevo video making of de la sesión que realizamos en localización hace un par de semanas.

De nuevo la empresa de fotografía Foto321 nos hace llegar unos flashes a los que tenía muchas ganas de conocer de primera mano.

En el siguiente video os cuento que me han parecido estos dos flashes. Y para el que no tenga tiempo de tragarse mi palabrerío, haré un breve resumen en los siguientes párrafos.

¡Pasen y vean!

En estos últimos meses, he tenido la suerte de probar la primera línea de Godox de flashes de batería, solo me falta el AD 600 PRO para conocer la gama al completo.

En esta ocasión han pasado por mis manos el AD300 PRO y el AD200 PRO, con los que tendremos solo 100W de diferencia en cuanto a potencia, pensados para la calle, pero con conceptos totalmente diferentes.

Mientras que el AD300 PRO tiene un claro componente de flash de estudio, el AD200 PRO se desmarca con un formato al estilo Speedlight, pero muy por encima de cualquier modelo similar.

Tanto el 300 como el 200 son flashes de calle, para viajar, para disfrutar de los exteriores y conseguir esos cielos y ambientes que se perderían cuando trabajamos con personas u objetos principales a contraluz. Flashes que son necesarios para marcar una diferencia de calidad, sobre todo en fotografía publicitaria, de stock y artística.

También usan la misma pantalla, del mismo tamaño, con una retroiluminación azul de muy buena lectura. Tienen las mismas opciones, entre las que nos moveremos fácilmente con una rueda.

Pantalla Godox AD300 PRO
Pantalla Godox AD200 PRO

El sistema de menús es simple, con 6 opciones principales, más las configuraciones de disparo.

Su sistema de alta velocidad de sincronización es perfecto para recuperar cielos en cualquier situación y usar grandes aperturas, pudiendo trabajar con velocidades de hasta 1/8000. Ya sea en modo Manual, TTL (se desactiva si no usamos el sistema de disparo wirelesss) o con algunas limitaciones en el modo estroboscópico.

La facilidad con la que crear grupos y trabajar junto con el disparador de Godox, es una gozada para quienes les gusta usar más de un flash. También tendremos disponible hasta 32 canales para evitar interferencias con otros equipos. Su alcance es de hasta 100 metros.

Dichos disparadores están disponibles para la mayoría de cámaras del mercado: Canon, Nikon, Sony, Olympus-Panasonic, Fuji y Pentax.

Mientras que el AD300 PRO está pensado para una fotografía más pausada y específica, el AD200 PRO puede realizar ambas funciones, adaptándose a las mochilas más ajustadas gracias a su cabezal Fresnel, pero también se puede usar a modo de flash de estudio con el cabezal tipo bombilla que viene incluido. Para este último, recomiendo haceros con la rótula S2 y así poder usarlo con todas las ventanas compatibles con Godox o usar anillo adaptador para otras marcas, como pueden ser Elinchrom y Bowens.

Se comportan muy bien a temperaturas de alrededor de 20 grados y con luz ambiente suave, cuando necesitamos la máxima potencia. Quizás no sea la mejor opción si se busca trabajar en condiciones complicadas, como puede ser a las 19:00h en pleno mes de Agosto a 35 grados. Les faltará potencia y su rendimiento de reciclado caerá significativamente por sobrecalentamiento.

El reciclado del AD300 PRO va de 0,01 segundos hasta 1,5 segundos a máxima potencia, con una duración de flash de hasta 1/10200 segundos.

En el AD200 PRO va desde 0,01 hasta 2,5 segundos a máxima potencia, y una duración que dependerá el cabezal usado, siendo 1/15380 para el Fresnel y 1/13510 para la bombilla de flash.

El cabezal Fresnel y el modelo 300 dispondrá de luz de modelado, bastante superior en potencia y configuración en este último modelo.

Los pesos son significativamente diferentes, siendo el doble en el modelo de 300 W y partiendo desde los 590 gramos sin batería ni cabezal en el modelo de 200W. Algo por encima de un speedlight, que suele rondar los 400 gramos más pilas.

Son perfectos para ambientes nublados, atardeceres suaves, cuando no se tiene intención de luchar contra un cielo excesivamente brillante. Para callejear, para tener a mano mucha potencia en un tamaño muy reducido.

Realizada con el Godox AD300 PRO

Sin duda alguna, son el complemento ideal para el fotógrafo que le gusta crear con luz de flash fuera del estudio, y además busca potencia, alta velocidad de sincronización y buena velocidad de reciclado en un tamaño casi de “bolsillo”.

Podéis adquirir el material en los siguientes enlaces:

  • Godox AD300 PRO
  • Godox AD200 PRO
  • Rótula S2
Written by Vicente Alfonso