Objetivos convertidos en cámaras

La nueva apuesta de Sony la verdad, me ha pillado por sorpresa. Esta semana presentaron algo que me parece totalmente revolucionario y novedoso, y es de agradecer, en un mundo donde a la mayoría de las empresas no les interesa salirse mucho del patrón que está generando ingresos.

Como explicar en pocas palabras lo que Sony acaba de presentar, a ver, veamos. Pongamos que construimos un objetivo con zoom óptico 10x y una apertura f3.3-5.9 y le montamos un sensor, si, has leído bien, un sensor con ISO máximo 12800, 18 megapixel… ¿Cómo te va sonando todo esto? y ahora bien, lo único que le falta sería una pantalla, pues metemos lo último en conectividad inalámbrica y usamos la pantalla de cualquier móvil con la aplicación palymemories.

Por lo tanto, tenemos un objetivo que puede trabajar sin estar pegado a ningún tipo de cámara, y dispararlo tanto remótamente, como usar sus anclajes especiales con diferentes modelos de móviles.

¿Cómo lo veis?

A mi me encanta este tipo de propuestas, se le llama innovación.

Queríamos móviles con mejores ópticas, pues ya tenemos mejores ópticas y además, se pueden usar con cualquier móvil ¿Qué más se puede pedir?

Un 10 por Sony y sus arriesgadas propuestas, porque al final, esto es lo que todos queremos.

Por ahora han sacado dos modelos, QX10 y QX100.

El QX10, tiene un sensor CMOS XMOR de 18MP, ISO 100- 12800 y graba video con un ISO máximo de 3200. Apertura f/3.3-5.9 y un zoom de 10x.

El modelo QX100 tiene un sensor de 20MP, el mismo que monta la Sony RX100 II. Apertura f/1.8-4.9 y zoom de 3.6x. En este caso hablamos de un objetivo Carl Zeiss Sonar.

Ambos modelos pueden usar tarjetas de memoria para grabar las fotos o usar la memoria del móvil con el cual hayamos conectado.

Los precios rondarán los 250 euros para el primer modelo y 500 euros el segundo.

A continuación os adjunto un video para que veáis como funciona este novedoso sistema:

Tags: , , , , , , , , , , , , , ,

Qué regalar a un fotógrafo

Fuji x100

Llegan las navidades y seguramente los quebraderos de cabeza para ver que le regalo a mi pareja. Si le gusta la fotografía, seguramente alguno de estos regalos puedan hacerle un poquito más feliz:

1. Un objetivo de focal fija.

Como puede ser un 50mm f1.8. Es un objetivo muy divertido de usar, de gran calidad, fantástico para desenfoque selectivo y con uno de los precios más reducidos del mercado, unos 100 euros. La mejor relación calidad-precio que podréis encontrar.

2. Un flash.

Generalmente cuando alguien se compra una réflex para empezar en fotografía o le regalan una cámara réflex básica, el flash es uno de los principales problemas. Llevan uno muy pequeño, de poca potencia, rígido y que suele servir para salir del paso y poco más.

Pues las versiones básicas de marcas como Nikon y Canon, así como segundas marcas como Nissin, son una buena opción para realizar fotografías con flash algo más complejas y con mejores resultados. Con precios que no superan los 200 euros.

3. Libros de fotografía.

Me gusta mucho leer, aunque generalmente lo hago en dispositivos electrónicos, pero lo que son libros de fotografía, aún lo prefiero en formato de papel. Un buen sitio para comprar libros de fotografía en internet y que además tiene gastos de envío gratuitos para este tipo de compras, es Amazon España.

Os podría recomendar, “Iluminar, Disparar y Retocar de Scott Kelby”, “iluminación creativa, de Harold Davis”, “Fotografía de alta calidad, de Mellado”, “Annie Leibovitz vida de una fotógrafa 1990-2005″ entre otros.

4. El mítico regalo freak.

No podía faltar el objetivo termo o el objetivo lapicero. Con precios por debajo de los 30 euros.

5. Una tarjeta de Balance de Blancos.

Ideal para corregir las dominantes. Generalmente con tamaños muy pequeños, por lo que se pueden llevar encima sin incomodar.

6. Podríamos hacer una lista sin fin, trípodes, mochilas, reflectores, tableta gráfica, guantes para fotógrafos para el invierno, correas, disparadores remoto, fundas impermeables, marcos digitales, kit de limpieza… etc. Y si aún quieres más, en la web photojojo podréis sacar ideas de todo tipo.

7. Y si por lo que sea, estáis muy generosos, la Fujifilm X100 es una cámara que me encantó y de la cual realicé un video que podéis ver aquí.

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Pronto os daré a conocer la Fujifilm X-pro1

Fujifilm me ha cedido la fantástica Fujifilm X-pro1 con 3 objetivos Fujinon, un 60mm f2.4, 35mm f1.4 y 18 f2, una combinación espectacular para probar esta cámara a fondo durante un tiempo. Ya lo hizo hace unos meses con la Fujifilm X100, una cámara con la que disfruté como nunca.

Si hay algo que me encantó cuando presentaron este modelo, fue su diseño retro de telemétrica y las ópticas intercambiables, justo el pasito que necesitaba la X100 para meterse en una nueva gama de cámaras de tamaño más compacto con sensor APS-C al igual que la mayoría de las reflex.

Los que conocéis este blog y mi forma de trabajar, sabréis que este análisis será totalmente imparcial y me centraré en mis sensaciones y mi trabajo habitual para saber que tal se adapta a mis necesidades y que tal se adaptaría a otro estilo de fotografía. Se trata de conocer la cámara desde dentro de mi propio trabajo y no un mero análisis estadístico que podéis encontrar en cualquier sitio.

Si alguno está interesado en este modelo y quiere conocer algo en concreto, que no dude en preguntármelo, estaré encantando de responder a todo el mundo.

 

 

Tags: , , , , , , , , , , , , ,

Los “kiteros”

Pentax

Kitero es un término que se empezó a aplicar a los objetivos que solían incluir en “kits” – “packs” de reflex de gama de inciación, para mantener un coste asequible para la gran mayoría y poder empezar a realizar fotos una vez comprada la cámara.

Como todos sabemos, una reflex es un cuerpo sin objetivo, por lo que sin esos “kits” complicaba bastante la existencia a todos aquellos que se iniciaban en la fotografía de las reflex sin tener una mínima idea.

Generalmente un objetivo “kitero” es de la más baja calidad y esto se resume en varios puntos:

1. Es un objetivo bastante blandito en general.

Cuando hablamos de blando, nos referimos a que la definición no es buena, sobre todo en bordes donde floejan bastante en comparación con objetivos de gama media y alta.

2. El motor de enfoque.

El sistema que usa el objetivo para enfocar suele ser bastante lento, ruidoso y a veces impreciso. El AF es uno de los aspectos más importantes y que más complicaciones dan a las cámaras, y si no se acompaña con un buen objetivo, el AF puede llegar a ser un problema, que finalmente afectará a la definición de la imagen.

3. Construcción.

Se usan materiales plasticosos y blandos. No tienen ningún tipo de sellado, por lo que con algo de lluvia es posible tener problemas. Su tacto ya denota esa falta de calidad.

4. Aberraciones cromáticas.

Dada la calidad de los componentes y cristales usados en estos objetivos, son más propensos a diferentes aberraciones cromáticas, como pueden ser las longitudinales, apareciendo líneas moradas o verdosas en bordes muy contrastados.

Estas son algunas de las principales características negativas de los objetivos conocidos como “kiteros” y a los que tambíen se les suele llamar “pisapapeles”, imagino que este último nombre no necesita explicación.

Por otro lado y como parte positiva, son objetivos muy baratos, más que suficiente para empezar en fotografía.

 

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Cuidado al reencuadrar, usa los puntos de enfoque

Una de las primeras reglas que aprendemos en fotografía, es que cuando queremos enfocar un sujeto que no se encuentra en el centro de nuestra composición, reencuadramos.

Pero hay que tener presente una regla fundamental en fotografía y es que la profundidad de campo varía en función de: la apertura, la distancia al plano de enfoque y la focal usada (tened en cuenta el factor de recorte). En función de lo que estemos usando quizás reencuadrar no sea la mejor opción.

Cuando estamos realizando un plano general, con un gran angular, a una distancia de un par de metros y con aperturas de al menos f4, generalmente tendremos una profundidad de campo bastante aceptable. Pongo como ejemplo lo siguiente: disparamos con un 35mm a f5,6 y a 2 metros de distancia con respecto al plano de enfoque, en este caso tendremos 1,19 metros de profundidad de campo. La profundidad de campo es la zona que aparecerá más nítida en nuestra fotografía, siendo el punto de máxima nitidez, el punto de enfoque. Teniendo esto en cuenta, no creo que haya ningún problema en reencuadrar.

Ahora bien, supongamos que realizamos un retrato con un 85mm, a 2 metros de distancia y  a f2, nuestra profundidad de campo será de 7 centímetros. Como comprenderéis, si reencuadramos enfocando a un punto lateral, es muy posible que al volver al centro, hayamos perdido algunos de esos centímetros. Y ya no hablemos de fotos realizadas con aperturas de f1.4 o similares. Unos milímetros de movimiento y nuestro enfoque estará en la oreja del retratado.

Por eso hay que tener presente algo muy importante y que muchas veces se pasa por alto, el uso de los puntos de enfoque de nuestra cámara.

Todas las cámaras disponen de al menos 7 puntos de enfoque en cruz, con la opción correspondiente para poder elegir el punto que deseemos en cualquier ocasión. En Canon es bastante ágil, mediante el uso de un joystick. La única pega es que generalmente esos puntos suelen estar demasiado centrados y no es posible realizar encuadres todo lo abierto que nos gustaría. También su enfoque suele dejar algo más que deseear que el central. Pero aún con estos dos mínimos problemas, es mejor el uso de un punto lateral en profundidades de campo pequeñas, que reencuadrar y tener una foto desenfocada.

Mucho cuidado con esto, pues estoy seguro que es una de las primeras causas de devolución en objetivos con aperturas muy abiertas.

Tags: , , , , , , , , , ,

¿Elegir objetivos de gama alta?

Cuando se trabaja para clientes y se busca la máxima calidad, muchas veces nos obcecamos en tener los mejores materiales, tanto en lentes, como equipos de iluminación, cámaras… etc, gastando un dineral considerable. Pero ¿Hasta que punto es siempre justificable?

En Canon tenemos la gama top de objetivos de la serie L, los cuales generalmente gozan de una mayor construcción, velocidad de enfoque, calidad de bokeh, anillos, mayor número de palas de diafragma… etc. Pero a veces no siempre parece la mejor inversión si los comparamos con los modelos un escalón por debajo.

En ese caso tenemos el objetivo Canon 85 1.2 el cual rondando un precio de 2000 euros ofrece una calidad sobresaliente, pero resulta que su modelo anterior de unos 350 euros y con casi un par de pasos menos de luz, tiene un AF considerablemten más rápido. Entonces ¿Hasta que punto está justificado el gasto de unas 6 veces más de euros? Si necesitamos rapidez, está claro que hay que sacrificar calidad pero por otro lado lo justificamos en el ahorro. Si buscamos calidad de imagen, entonces si nuestro bolsillo se lo puede permitir, nos decantaremos por el 85 1.2

Con esto quiero demostrar, que no siempre el tope de gama está justificado en todos los casos.

Tenemos otro ejemplo, como el Canon 50 1.4 y el 50 1.2 con una diferencia de precio de 1000 euros. En este caso el 1.2 tiene un mejor bokeh, mejor construcción, AF parecido… etc, pero quién nos dice que esa diferencia de calidad en la imagen final es realmente justificable y definitiva como para saber si necesitamos uno u otro. Solo nuestro criterio y necesidades. Es más, apurando un poco la comparativa, según algunas páginas de análisis y comparativas de objetivos, el 50 1.4 y 1.2 tienen una calidad de imagen similar, incluso en algunos casos el 1.4 estaba por encima en determinadas aperturas.

Si buscas lo mejor, no te centres en lo mejor del mercado, sino en tus necesidades y el tipo de trabajo al que va a estar destinada esa inversión. No te obceques con la franja roja en Canon y plateada (creo) en Nikon. A veces un objetivo 1000 euros más barato puede ser la elección perfecta en contra de su versión de gama alta.

Tags: , , , , , , , , , , , , , ,

Objetivos ideales para una boda

La fotografía tiene una cantidad enorme de disciplinas en las que especializarse, tantas como objetivos existen. Cada disciplina necesita de un objetivo concreto con el que se sacar el máximo partido a tu trabajo.

En el caso de las bodas tenemos dos opciones, decantarnos por un par de buenos zoom o al menos tres lentes fijas.

Yo actualmente uso zoom de gama alta, sobre todo por la versatilidad que te dan a la hora de capturar todo tipo de momentos sin perder detalle.

Siempre trabajo con el fantástico 24-70 f2.8. Objetivo versátil donde los haya y de gran luminosidad. No es excepcional en los desenfoques, pero es más que suficiente. Aparte uso el 70-200 f4, también muy versátil en su versión f4, por su tamaño y peso. Con el que se consiguen fantásticos primeros planos.

Entre estos dos zoom meto un fijo, un 135 f2.8, con un gran desenfoque para según que planos.

Por supuesto, los zoom son perfectamente combinables con una focal fija de gran apertura, por si interesa desenfocar bastante ciertas zonas. Pero no aconsejo llevar más de uno con los dos zoom.

En el otro lado, tenemos la opción de cubrir el mismo rango con varias lentes fijas. Se suelen usar de entre 3 a 4, más se me hace excesivo.

Un ejemplo de combinación sería, un 35mm, 85mm y 135mm. Para tener algo de angular, uno para planos más cerrado y finalmente uno exclusivo para retratos. Lo suyo es tenerlos en su versión de gama alta, aunque nos podemos ir perfectamente a los 5000 euros.

También está la opción del 24mm, 50mm, 100mm y quizás un 200mm. Se tiene algo más de angular, planos más abiertos y se termina con un 200mm para primerísimos planos.

En el caso de llevar varios fijos, será necesario disponer de una bandolera o riñonera para tener un acceso rápido a los objetivos y poder intercambiarlos fácilmente.

Ahora la elección está en cada uno de nosotros. ¿Con qué lentes afrontáis las bodas?

Tags: , , , , , ,