Lo físico por lo online

El tiempo ha ido modificando los tipos de negocio, donde antes primaba tener una tienda física en el centro de tu ciudad, ahora interesa tener una web con un buen posicionamiento en google.

Lo que a simple vista parecía algo mucho más barato y más sencillo, en el 2016 se ha convertido en un dolor de cabeza. Hace años no había muchas web online, todavía no se apostaban todas las cartas a internet y por lo tanto no era necesario vigilar tanto el SEO. Hoy te comen con patatas a la mínima que te descuidas y hace que finalmente estar con una buena presencia online se pueda convertir en algo muy muy estresante.

Para que os hagáis una idea, para estar donde estoy he tenido que aprender algo de código de wordpress, saber de hosting y dominios, modificación de plantillas, compra de plantillas, su configuración, posicionamiento web, SEO, correcta etiquetación y ajustes de toda la web (modificaciones que cambian con el paso de los años y hay que volver a ajustar, a veces incluso volviendo a entradas con varios años de antigüedad), suscripciones a servicios de alojamiento de fotos, necesidad de discos duros en la nube de gran espacio o ilimitado, promociones, publicidad online, publicaciones habituales sea en web o redes sociales, mantener los perfiles activos y con algo de vida… y me dejo mil cosas más. Como veis, tener todo eso controlado es algo realmente cansado y si no se dosifica en su justa medida podemos acabar con dolores de cabeza durante toda la semana y echar al traste la productividad que realmente necesitamos.

Tener presencia en internet es cada vez más difícil, hay cientos de empresas que se dedican única y exclusivamente a ello y es imposible competir a modo de usuario individual. Y si no tienes presupuesto para ello, pues no te queda otra que saber un poco de todo y mantenerte como se pueda.

Llevo en la red desde antes de la época del IRC-Hispano. Desde los comienzos de internet en España he estado enredando con todo tipo de sistemas, hasta que empecé con los blogs allá por el 2005 hasta ahora. Fotoaprendiz va a cumplir dentro de nada 10 años, casi nada… y aquí seguimos aprendiendo cada día, semana, mes, pues esto es un sin parar.

¿Podemos mantener este nivel de exigencias? Pues creo que hasta cierto punto. Hay un momento en el que hay que cortar, dejar a un lado ciertos tipos de preocupaciones y simplemente hacer periódicas revisiones. Internet y simplemente una web te puede absorber tu día a día, cada minuto desde primera hora de la mañana hasta la última de la noche.

Después de perder algo de posicionamiento por algo de “relajación”, he vuelto a recuperar un poco mi sitio y ahora necesito reposar mi cabeza y seguir centrándome en mi trabajo. Pues no hay que olvidar algo, somos fotógrafos, no somos diseñadores web, ni diseñadores gráficos, ni especialistas en SEO, marketing online… No se puede saber de todo y hay que saber parar en algún punto, porque sino el estrés nos va a dar caza.

Quiero relajarme, seguir disfrutando de mi trabajo y dejar un poco a un lado las preocupaciones de internet. Al final, esa tienda física que casi se ha olvidado por completo, te daba una mejor calidad de vida, al menos en cuanto a nivel de estrés y necesidad de conocimientos se refiere.

Ahora nuestra vida está rodeada de miles de servicios online, en donde mantener nuestra presencia para no dejarnos engullir por este enorme agujero negro que es internet. Para suerte de algunos, esto es solo parte del entretenimiento, para desgracia de otros, es la única forma de subsistir en un mercado cada vez más abarrotado.

Written by Vicente Alfonso