Cumpliendo 2 añitos

Hace poco más de 1 mes mi hija Emma cumplía 2 años. La verdad que el tiempo pasa volando y buena cuenta de ello doy con las fotos.

La verdad que como bien dicen, “en casa de herrero cuchillo de palo” aunque sólo en cierto modo. Me explico, y es que a Emma la hago fotos a diario pero no con la cámara de trabajo, sino la mayoría con el móvil o con la cámara de paseo. Parece que cuando tengo que usar la cámara de trabajo tengo que preparar la sesión de otra forma y en la mayoría de las ocasiones no saco tiempo para ello.

En el cumple decidí llevar la cámara de trabajo, son fotos sin pretensiones, simplemente para capturar los momentos de ese día. Está claro que van a quedar muchísimo mejor que con el móvil, pero siento que no es la cámara apropiada para la mayoría de situaciones. Quizás la he encasillado tanto como la cámara de “trabajo” que no concibo usarla para otra cosa. Y no dudo en que estoy completamente equivocado. Simplemente cuando cojo esa cámara siento que estoy trabajando y a veces no quiero tener esa sensación cuando estoy con mi hija.

¿Entendéis esa sensación? ¿Os ha pasado?

Eso si, todos los meses la realizo una sesión un poquito más preparada, en “modo trabajo”.

Blog

Written by Vicente Alfonso