En busca de la luz

Todos sabemos que al menos hoy en día, sin luz no hay foto. Quién sabe de aquí a 100 años, tal y como cambia todo no me puedo ni imaginar lo que habrá.

Lo que está claro y ya he hablado en alguna ocasión, es que en función del tipo de luz que tengamos la fotografía puede lucir de una forma u otra. Esa luz muchas veces no está ahí, hay que buscarla o simplemente no hay y punto, por lo que ya tocará otro día.

Muévete, busca, examina y prueba. Quizás a veces el esfuerzo no de sus frutos, pero nunca será en balde, porque de todo se aprende y con tiempo y práctica no sólo mejoraremos a la hora de realizar fotografía, sino también de buscarla.

En la siguiente fotografía aproveché un claro que se formó entre altos árboles, esa luz pudo ser de muchas formas, pudo tener una inclinación diferente y sólo iluminar de la cintura para abajo, pero tuve la “suerte” de que tuvo la inclinación perfecta para poder iluminar a la pareja por completo.

Esa fotografía no estaba ahí con un cartel diciendo “venga, aquí puedes hacer una buena foto”, no. Había que buscarla, hacer pruebas y colocar todo correctamente con el encuadre deseado.

La luz duró 5 minutos, después las nubes hicieron de difusor gigante y todo tornó de nuevo a una luz homogénea.

Había que estar ahí, verlo, tener esa rapidez necesaria para saber lo que quería y ejecutarlo todo correctamente. Otro día puede que no salga bien, pero la práctica, las pruebas, los errores son fundamentales para conseguir lo que uno quiere.

Persiste, sigue intentándolo, todo llega.

001-3

Written by Vicente Alfonso