Test Fujifilm X-pro1 en kickboxing

Hace un par de semanas que tengo la genial Fujifilm X-pro1 que muy amablemente me ha cedido Fujifilm para probar. Una cámara al “estilo clásico”, que podría confundirse perfectamente con una telemétrica.

Me llegó con los 3 objetivos fujinon de que disponen actualmente en el mercado para dicha cámara, el 18 f2, 35 f1.4 y 60 f2,4.

La cámara la estoy probando detenidamente en casi todo tipo de fotografías, callejera, de paisaje, de manera turística, en deportes, en malas condiciones de luz… etc, estoy haciendo de todo un poco y por ello ésta será una de las varias entradas que escriba sobre esta cámara, para que los que estéis interesados en su compra tengáis la mayor cantidad de detalles posibles.

Como siempre digo, mis pruebas y análisis no se basan en datos técnicos, para eso tenéis la web del fabricante. Mis pruebas se basan en su uso, el uso que cualquier persona tanto profesional como aficionado le daría a esta cámara en diferentes condiciones. Hablaré sobre mis sensaciones en campo, sus aspectos positivos y sus aspectos negativos.

Bueno, dejémonos de tanto rollo y vayamos a la faena:

Como algunos sabréis, llevo practicando kickboxing desde hace ya unos cuantos años y ayer que tenía entrenamiento, se me ocurrió que sería un lugar perfecto para probar la cámara en una de las peores situaciones que te puedes encontrar para fotografiar.

Se trata de una sala no muy grande, de noche, con una luz muy pobre y con competidores que realizan movimientos muy rápidos e impredecibles ¿Se podía poner peor la cosa? Si, la prueba la realicé sin el uso de flash.

Preparo el Fujinon 35mm 1.4 para absorver la mayor cantidad de luz posible con esa gran apertura, aunque me la estoy jugando con la profundidad de campo, pero no queda otra, necesito bastante velocidad de obturación. Tiro de ISO 2000, ISO 3200 y ajusto una velocidad entre 120 y 200 para congelar el movimiento y en algunas ocasiones dejar una pequeña estela del movimiento.

El sensor APS-C de 16 mpx es fantástico en combinación con la lente 35mm f1.4, una calidad de imagen muy buena, muy nítida y con unos resultados a ISOs elevados que ya quisiera mi Canon 5D mk2. Siento que el ISO de mi Canon se ha quedado desfasado.

Los ajustes en este tipo de fotografía se deben hacer manualmente, medición de luz correcta, apertura adecuada, ISO adecuado y después con una mínimos ajustes en lightroom todo quedará perfecto.

Curiosamente con este modelo estoy más cómodo trabajando a través de la pantalla digital que a través del visor electrónico u óptico. Al menos para este tipo de fotografía, trabajé más rápido disparando a través de la pantalla.

Ahora llega una de las peores pruebas y más dura, el uso del AF. Poca luz, movimientos rápidos, el AF se volvía loco, conseguí capturar algunas fotos aún en condiciones tan extremas, con apertura de f1.4 y sin apenas luz. Pero está claro que sería exagerado hablar de un mal AF en esta ocasión, de ello ya hablaremos en las siguientes entradas que quedan por venir.

En esta situación lo mejor es tirar de enfoque manual, calcular una distancia de enfoque y jugar en esa distancia. De este modo los resultados fueron satisfactorios.

Pero, uno de los problemas surgieron a la hora de realizar muchas fotos seguidas. Estamos hablando de combates, no puedes permitirte un segundo para respirar, hay que estar constantemente metido en la escena y fotografiar en cada milésima que te encuentras en una buena posición. Aquí la cámara se atragantó en el momento que tiraba más de 8 ó 9 fotos seguidas y ahí ya le costaba recargar el buffer, necesitando demasiado tiempo para volver a liberarse de la carga. Estamos hablando que usé una SD Sandisk Extreme Pro de 16GB, de lo mejorcito y más rápido que hay en el mercado, por lo que el problema no era de la tarjeta.

Por lo tanto, la cámara se comportó bien en malas condiciones de luz y en un deporte muy complicado de fotografiar, pero no la vi preparada para disparar grandes cantidades de fotos en poco tiempo.

En la edición de los RAW permite una gran variación en los ajustes, 2EV sin el más mínimo problema, y buena recuperación de altas luces y sombras.

Para terminar, os muestro algunas de las fotos que realicé, con edición en blanco y negro muy agresivo, que le viene al pelo al tipo de foto que he podido realizar con esta cámara.

En estas semanas, hablaré con más detalle de esta genial cámara.

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

3 Comentarios en “Test Fujifilm X-pro1 en kickboxing”

  1. Luciano
    octubre 24th, 2012 at 20:38    (Responder)

    Hubiera estado bueno ver alguna en color, sin edición y algún archivo raw. El visor electrónico está tan bueno como dicen?

  2. Vicente Alfonso
    octubre 24th, 2012 at 22:59    (Responder)

    Luciano,

    Si, más adelante mostraré otro tipo de pruebas.

    A mi el visor electrónico no me llega a convencer en general, en ninguna cámara. Mucha información, se ve bien, pero me parece lento.

    Saludos

  3. X-PRO1/35mm and kickboxing: sport photography with the X-series | Fuji Rumors
    noviembre 27th, 2012 at

    [...] image courtesy: fotoaprendiz.com [...]

Escribe un comentario