Una vez damos uno de los pasos más importantes en la fotografía, cuando uno decide que quiere intentar vivir de ello, se debe preparar una carta de presentación en forma de tarjeta de visita.

Las tarjetas de visita dirán en parte algo de nosotros, aunque en muchos casos sólo sirva para tener un teléfono, email o simplemente darse a conocer.

El diseño es muy importante y no todos sabemos como conseguir el mejor aspecto posible, por lo que no es tarea fácil conseguir una tarjeta de visita que finalmente nos agrade, siempre y cuando tengamos unos mínimos requisitos y seamos algo exigentes.

Yo decidí que mi tarjeta debía ser sobria, sin ningún tipo de filigrana y que dejara claro lo que la gente al mirarla se iba a encontrar, un fotógrafo.

Lo más complicado fue preparar una especie de logo que representara o que me identificara de entre todo el mundo, después sólo era cuestión de elegir los colores y lo que iba a ir escrito en la tarjeta.

Los colores elegidos fueron el negro y gris, una cara con el logo, nombre y profesión, y una parte trasera con dirección, email, teléfono y web (en las nuevas aparece dirección del despacho y estudio).

Con todo eso, me parece más que suficiente para tener una carta de presentación aceptable.

Del diseño se encargó mi novia, que está hecha una artista.

Para terminar, realicé el pedido a la empresa Moo, donde encargué bastantes tarjetas con dos tamaños diferentes, uno mini muy coqueto y cómodo de llevar, y el tamaño clásico de las tarjetas de visita. En total unas 400 tarjetas para empezar, de las cuales ya queda muy poquitas.

Fotografía de Eventos, Reportajes, Moda y Publicidad por Vicente Alfonso. Navalmoral de la Mata, Cáceres, Madrid.

Fotografía de Eventos, Reportajes, Moda y Publicidad por Vicente Alfonso. Navalmoral de la Mata, Cáceres, Madrid.

Escrito por Vicente Alfonso