¿Despistan los flashes en las bodas?

Hablando en la entrada anterior sobre la fotografía de bodas y la forma de trabajar de algún que otro fotógrafo, he aprovechado para sacar el tema de los flashes.

Actualmente en una boda la mitad de los asistentes tiene una cámara compacta y alguno que otro una cámara reflex, e incluso una buena cámara reflex.

Para el que trabaja realizando bodas el tema de los flashes es un problema, ya que en algunas ocasiones se meten en tu propia foto, generalmente quemándola o variando algunas tonalidades, destrozando por completo la foto y dejándola inservible.

A mi ya me ha pasado más de una vez esa situación, pero controlar a cada uno de los asistentes que realicen  fotos es imposible y tampoco creo lógico prohibir a nadie hacer fotos, aunque si debería haber algún tipo de control para que al fotógrafo que está contratado pueda realizar el reportaje sin ningún tipo de problema.

Aparte ya no sólo es que realicen fotos en determinadas zonas, pues lo normal es tener un poco de tacto y no interferir en la zona de trabajo del fotógrafo, pero es que ya me he encontrado con gente que se mete en mi propia zona de trabajo durante toda la boda para realizar sus propias fotos, y aquí si que empieza a molestarme el tema. No me parece mal que algún que otro asistente realice fotos, siempre sin interferir en el trabajo principal, pero el que quieran formar parte del equipo, entorpeciendo el trabajo y arruinando muchas más fotos por tener los flashes mucho más cerca y continuos, es algo por lo que no estoy dispuesto volver a pasar. Llega un punto en el que tienes casi que pedir permiso para que se vaya de esa zona, porque la quieres usar tú.

No sé que hará la gente en esas situaciones, a mi por ahora me da algo de “palo” decir las cosas claras e incluso avisar a la persona correspondiente de la Iglesia para que no suceda, pero visto que he perdido algunas fotos, es algo que debo evitar a toda costa. Por suerte esas fotos no eran fundamentales, pero en una boda todos los momentos son irrepetibles (al menos en la iglesia) y perder una foto por culpa de un flash ajeno o porque te ha entorpecido alguien el camino, debe de ser bastante duro.

Sobre el tema de que no me importe que la gente realice sus fotos, es hasta cierto punto. No quiero imaginarme a 50 personas con compactas disparando constantemente durante la ceremonia. Creo que en esa situación sería imposible trabajar y espero que nunca suceda.

¿Qué opináis sobre estos temas?

Written by Vicente Alfonso