Retratar la vida de una persona es siempre bastante intersante, pero si a eso le sumamos la vida de un drogadicto, en la que se puede ver la transformación tan estremecedora de su vida, sin duda alguna gana bastante en “interesidad”.

Como siempre, la fotografía forma parte de nuestra vida, y si además conseguimos reflejarla de manera fiel, en la que podamos contar una pequeña historia con una sola foto, la historia no habrá hecho más que empezar.

Fotos | (enlace perdido)

Escrito por Vicente Alfonso