“Me doy por satisfecha si hago cinco fotos buenas en un año”

Esas fueron las palabras de la fotógrafa Annie Leibovitz en una entrevista realizada por El Mundo y que nos puede servir para tratar un tema bastante interesante.

Cuando salimos a realizar una sesión fotográfica, suele ser frecuente llegar a casa con más de 100 fotos, incluso algunos miles si somos de gatillo fácil. Después de tantas fotos, es fácil sacar al menos 5 ó 10 fotos interesantes. Si realizamos 4 salidas de esa magnitud al mes, en un año habremos realizado al menos unas 400 fotos interesantes.

Pero claro, que revelemos digitalmente 400 fotos no quiere decir que sean todas espectaculares, sino que son aceptables. Dentro de esas 400 hay que elegir las que realmente son buenas, y eso es lo realmente difícil.

Es muy complicado que nosotros mismos desempeñemos bien la tarea de juez, y dificilmente juzgaremos bien las fotos que realmente se merecen el gran galardón. No porque nos parezcan todas malas, sino porque suele suceder lo contrario.

Si somos serios, Leibovitz tiene mucha razón, dificilmente en un año estaremos orgullosos de más de 5 ó 10 fotos (y ya son muchas).

Yo quizás pueda considerar como buenas fotos algunas más al año, como opinión personal. Pero que realmente las considere como un gran trabajo, (que es más o menos a lo que se refiere la fotógrafa Annie) diría que es posible que no me quedara con más de 2 ó 3.

Y si tenemos en cuenta lo que dice Annie, una fotógrafa de prestigio, con una cantidad de fotos premiadas y reconocidas a nivel mundial, y que sin embargo no cree que haga más de 5 fotos buenas al año ¿Qué podemos esperar de nuestras fotos?

Está claro que no todo es comparable, cada cual a su nivel tendrá unas fotos mejores o peores. Pero lo que si deja claro esa fantástica frase que encabeza este post, es que debemos ser más exigentes con nuestros trabajos y sobre todo, más humildes.

Written by Vicente Alfonso