Mi auto-retrato

Parece mentira que haya pasado ya un año desde que hice esa foto y este post. Pero nunca está de más publicar mis primeras experiencias y compararlas con la actualidad.

Últimamente he estado viendo retratos de fotógrafos conocidos y decidí intentar hacer una prueba conmigo mismo.

La mayoría de los retratos que vi eran en blanco y negro, y la verdad que los resultados eran espectaculares, también más que nada porque eran fotos de fotógrafos realmente buenos. Pero no hay nada mejor que investigar y probar nuevas fórmulas de la fotografía. Y ahí estaba yo, con la cámara apoyada en una mesa y esperando los 10 segundos de rigor del autodisparador. Después un procesado en blanco y negro con el método Rob Carr,  el resultado es el que podeis ver ahora mismo. Eso si, muchas fotos a la papelera antes de lograr una que “medio” me convenciera.

Click en la foto para verla a mayor tamaño.

Con un cigarro y el humo por encima hubiera quedado bastante más curiosa, pero no fumo 🙂

Quizás lo más complicado de fotografiarse uno mismo, es que tiene que posar directamente, no tiene la opción de poder improvisar mientras otra personas aprieta el gatillo sin compasión, y suele resultar bastante complicado conseguir una expresión que no parezca forzada.

Algo que no quedó bien en este caso, fue la sombra proyectada justo en la parte izquierda, por detrás del cuello. Eso quiere decir que la iluminación y mi posición no debían ser las adecuadas.

También es evidente que con este procesado quedan zonas demasiado oscuras, aunque eso ya va por gustos.

Y aquí un recorte de la misma foto, que me da la sensación de que le da más fuerza a la expresión:

Click en la foto para verla a mayor resolución.

Como ha pasado tanto tiempo desde que hice la foto, voy a hacerme yo mismo la autocrítica:

1. El enfoque se se fue a la pared, por lo que la cara no quedó bien enfocada.

2. Hay zonas demasiado empastadas.

3. La iluminación no fue la adecuada.

4. Muy mal las sombras.

5. La expresión me gusta. Creo que es bastante complicado posar para un sólo disparo.

6. El fondo es mejorable.

Como veis, pasa el tiempo y vamos aprendiendo de nuestros errores. Cuantas más fotos hagamos, será más fácil darnos cuenta en donde podemos mejorar. Como digo siempre, haz fotos y no pares, siempre aprenderás algo nuevo.

¿Os haceis auto-retratos?

Written by Vicente Alfonso