La crítica fotográfica

Después de un tiempo subiendo fotos a zonas de crítica fotográfica y contrastar distintas opiniones y puntos de vista, ha llegado el momento de preguntarme ¿Hasta que punto hay que tener en cuenta las opiniones o críticas de los demás?

Si hay algo que puede tirar por la borda todas nuestras espectativas de una foto en una zona de crítica fotográfica, es un primer comentario totalmente negativo. Ese mensaje conlleva a que muchas de las personas que generalmente no se atreven a criticar fotografías por mero desconocimiento, encuentren via libre para machacarte sin lógica alguna. Aunque también suele ocurrir lo contrario cuando la primera crítica es muy positiva, aunque con menor frecuencia.

Creo que gran parte de los que subimos una foto a una zona de crítica sabemos más o menos cuales son los aspectos que pueden o no gustar a los demás, y también en la mayoría de los casos sabemos darnos cuenta cuando la crítica es constructiva o por el contrario completamente destructiva. Estas últimas son las peores, pues no solo desvían la atención del resto de las personas que van a ver tu foto, sino que pueden llegar a confundirnos y mandar a la papelera de reciclaje una foto que realmente es buena, o al menos debería serlo ya que si nos gusta a nosotros es más que suficiente.

Si una foto te gusta no la cambies, acepta las críticas de los demás y úsalas en tu favor para próximos trabajos o si realmente lo crees conveniente, en esa misma foto. Pero si no te convencen las críticas, es que tu foto es buena tal y como está. Haz fotos para ti y no para los demás.

Entonces uno se pregunta ¿Realmente debemos juzgar nuestro trabajo en función de la crítica de los demás? Si y No, aunque si debo decantarme por una de los dos, diría un NO rotundo.

Hay que tener en cuenta que cuando hacemos una foto, nos basamos en que nuestro trabajo es personal y desde nuestro exclusivo punto de vista. La iluminación, los colores, el encuadre… están hechos a nuestra elección y no por dejar de usar las más famosas “reglas” de la fotografía deben dejar de ser mejor o peor de lo que realmente son.

Si bien es cierto que una fotografía es tanto mejor en función del número de personas a los que les guste. Ya podemos hacer la mejor fotografía del mundo, que sino entra por los ojos de los demás o no gusta la idea, quedará como una foto más y pasará desapercibida.

Es también típico ver como la gente reconocida en el mundo de la fotografía siempre tienen elogios sea como sea la foto que muestren, incluso siendo auténticos bódrios (como en el caso de algunas fotos ganadoras de un concurso reciente del cual no voy a hacer más mención) tendrán el reconocimiento de los demás.

Esto viene dado en mi opinión por los años de experiencia. La gente por norma general no se atreve a poner en duda los método usados por gente que tiene más años de experiencia o parecen ser más “profesionales”. Por lo que en el momento que demos señal de ser novatos de la materia o tener menos experiencia de quien nos critica, será más fácil para los demás encontrar defectos, incluso sin haberlos.

Os cuento una experiencia personal algo curiosa y que demuestra lo complejo de aceptar o usar el criterio de los demás:

Hace unos meses publiqué una misma foto en distintos foros y zonas de crítica fotográfica. En dos de ellas conseguí unos comentarios muy positivos, con incluso elogios a dicha foto y felicitándome por el trabajo. Mientras que en otro lugar después del primer comentario algo negativo, aparecerieron los peores comentarios que he podido recibir, gracias a la clase de personas de las que os he hablado, ya que cuando leen una crítica negativa se creen en el derecho de destrozar todo tu esfuerzo sin fundamento alguno.

Por todo esto he llegado a la conclusión de aceptar mis fotos tal y como yo las veo, y usar las críticas siempre en mi beneficio para futuros trabajos y no para destrozar una foto que a mi me gusta. Siempre sabiendo diferenciar las críticas destructivas de las constructivas. Me gustan los consejos, me encantan, pues me ayudan a mejorar, pero siempre para usarlos cuando creo conveniente, y no cuando te lo imponen. No porque a alguien le parezca que debes cambiar algo, tiene porque ser así, pues cada cual tiene su criterio y lo aplica como le parece. Pobre de muchos fotógrafos ahora famosos, si se hubieran dejado aconsejar por cualquiera, pues lo que les hace crecer como fotógrafos es su propio criterio y no el de los demás.

Finalmente lo único que quiero dejar claro es que hay que saber diferenciar una buena crítica de una respuesta negativa, y la verdad que cuando uno lleva poco tiempo en la fotografía es bastante complejo verlo. A mi me gustan las críticas, por algo subo las fotos a este tipo de webs y lo seguiré haciendo, pero si hay algo que he visto durante este tiempo y no me gusta (de ahí este artículo), es encontrarme comentarios sin sentido y que lo único que hacen es confundirte en vez de ayudar.

Moraleja:

Si te gusta tu foto es que es una gran foto, y si gusta también a los demás esa suerte que tendrás.

 

Written by Vicente Alfonso